Cambios de tu piel en la menopausia

Compartir

En el climaterio, periodo que abarca desde que aparecen los primeros síntomas de la pre menopausia (como las irregularidades menstruales), hasta que finaliza la post-menopausia y comienza la etapa conocida como senectud (a partir de los 65 años), el organismo sufre una serie de cambios, como la disminución de estrógenos y de colágeno, que tienen como consecuencia una pérdida de elasticidad y la falta de hidratación de la piel, que se vuelve más frágil.

¿Cuáles son los cambio en tu piel más comunes durante la menopausia?

  • Sequedad cutánea: la piel se vuelve más fina, las arrugas son más numerosas y más marcadas. Cuando se pellizca la piel, el pliegue cutáneo es más marcado y persiste mucho más tiempo; la elasticidad es mínima.
  • Adelgazamiento de la epidermis: es decir, de la parte superficial de la piel.
  • Modificación de la dermis: la dermis es la parte profunda de la piel. Las fibras de colágeno y de elastina son menos abundantes y sobre todo se hacen irregulares. Debajo de la piel, la grasa también disminuye, las mejillas se hunden y las manos dejan de ser suaves y redondas como en la mujer joven.
  • Disminución de la proporción de grasas y de ácidos grasos esenciales: todo ello contribuye a la sequedad de la piel.
  • Distribución diferente de los melanocitos: los melanocitos son las células que contienen el pigmento (el encargado de broncear la piel). Estas células también son menos eficaces en su función de protección de la piel, haciendo que el bronceado sea más pobre. Los melanocitos se reparten irregularmente por la piel, formando manchas pardas debido a la acumulación en ciertos lugares de estas células con pigmentos. Estas manchas pardas se producen a menudo en la cara y en el dorso de las manos, presentándose como gotas en los antebrazos y piernas, junto con un número menor de estas células pigmentadas.

La piel en la menopausia requiere de cuidados específicos pero la clave es adquirir una buena rutina de cuidado facial ya desde la juventud e ir adaptando los productos a las necesidades de cada etapa. Es conveniente utilizar productos que proporcionen no solamente hidratación, sino también nutrición intensa. Para combatir la falta de firmeza y elasticidad debes buscar productos que le devuelvan el colágeno y elastina a la piel, con ingredientes como retinol y ácido hialurónico.

Rutina diaria de cuidado de la piel en la menopausia:

  • Mañana: limpiar la piel adecuadamente, a continuación aplicar el contorno de ojos y finalmente utilizar la crema de día en rostro, cuello y escote.
  • Noche: debemos repetir los mismos pasos pero sustituyendo la crema de día por la crema de noche. Es importante utilizar la crema de noche porque es más nutritiva y aprovecha el período de máxima regeneración cutánea.

Además, es recomendable empezar a consumir nutricosméticos por vía oral como antioxidantes, reguladores de la melanina o isoflavonas de soja, que regulan la actividad de los estrógenos.