Celulitis

Compartir

Ahora que se acerca el verano y volvemos a la playa y piscinas, la preocupación por la piel de naranja y la celulitis regresa, como cada año. ¿Sabes qué factores la desencadenan?

  • El principal factor que influye en ella es la genética que te predispone a sufrirla.
  • Otro factor es el sedentarismo, agravante de la piel de naranja ya que el deporte activa la circulación sanguínea y el metabolismo de las células grasas, lo que evita la aparición de la celulitis.
  • Una mala alimentación también favorecerá la aparición del proceso celulítico, por lo que debes evitar el consumo de alimentos hipercalóricos, que aumenta el tejido adiposo así como el consumo de sal, que provoca retención de líquidos, lo que agrava el problema.
  • El estrés y las tensiones acumuladas dificultan la circulación, así como el alcohol y el tabaco.
  • La vestimenta demasiado ajustada, así como el abuso de los tacones altos también empeoran la situación.
  • Tomar poca agua. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que se tome a diario un litro por cada 35 kilos de peso.

La aparición de celulitis también está relacionada con los altos niveles de estrógenos. Durante la pubertad, el embarazo, la menopausia o tomando pastillas anticonceptivas, las hormonas se alteran y sufren desórdenes que o bien desencadenan el problema celulítico o bien lo agravan.

 ¿Cómo tratar la piel de naranja?

El uso de cosméticos para reducir la celulitis deberá complementarse con deporte y una dieta saludable para notar sus efectos.

Las cremas anticelulíticas activan los ácidos grasos y los eliminan. Contienen estimulantes que aceleran el metabolismo de las células grasas y provocan su disolución y los inhibidores que impiden la acumulación de grasa en las células y que éstas aumenten.

Muchas cremas también actúan generando un “efecto calor” que ayuda a la hora de disolver el tejido graso, efecto que se potencia a través de los masajes que favorecen el drenaje linfático.

Para masajear las zonas afectadas debes utilizar tanto las palmas de las manos como los nudillos y las yemas de los dedos. El masaje anticelulítico debe ser de abajo hacia arriba, desde la rodilla a los muslos amasando la piel con movimientos circulares, largos y lentos. Es importante ejercer presión sin provocar dolor.

Si tienes dudas específicas sobre qué producto te irá mejor o cómo aplicarlo, recuerda que puedes consultar en tu farmacia, donde encontrarás el mejor consejo.