Comer chocolate de forma saludable

Compartir

El cacao en polvo es el ingrediente que nos interesa a la hora de analizar los beneficios del chocolate. Estos beneficios no se encuentran en todos los tipos de chocolates, sino en aquellos que sean más puros como es el caso del chocolate negro, por lo que cuanto mayor sea su contenido en cacao mayor será sus beneficios.

La cantidad mínima de cacao que contiene un chocolate viene indicada en la etiqueta del producto en forma de porcentaje de cacao. En este sentido, el chocolate es sano siempre y cuando su porcentaje de cacao sea igual o superior al 85% de cacao puro que es la cantidad ideal para consumir en una dieta saludable.

El chocolate negro, cuando se toma de forma moderada, no solo es un placer para el paladar sino que tiene muchos beneficios para la salud, entre los que se encuentran el efecto protector que tiene sobre la salud cardio y cerebrovascular. Este efecto protector es consecuencia de su alta concentración en polifenoles que tienen una acción antioxidante y antiinflamatoria en nuestro organismo ya que ayudan a:

– Mejorar la resistencia a la insulina y disminuir el riesgo de desarrollar diabetes.

– Reducir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL).

– Bajar o moderar la presión arterial.

– Disminuir la inflamación del tejido cardiovascular y protegerlo del deterioro, reduciendo el riesgo de infarto, ictus y muerte súbita.

– Aumentar el flujo sanguíneo que llega al cerebro, con lo que potencian la memoria y protegen la salud cognitiva.

Además de todo ello, contiene magnesio y vitamina B6, y es rico en teobromina y triptófano que contribuyen a la mejora en el ánimo.

Se aconseja consumir entre 1-2 onzas de chocolate negro al día ya que con esta cantidad es más que suficiente para que se aprovechen todos sus beneficios.

Otro tipo de chocolate como es el chocolate con leche contiene poca cantidad de cacao respecto al chocolate negro y, por tanto, menos sustancias protectoras. Además, lleva mayor porcentaje de grasas saturadas y de azúcares. De igual forma sucede con el chocolate blanco el cual no contiene cacao ya que se elabora solo con manteca de cacao, leche en polvo, azúcar y lecitina de soja. Por tanto, aporta muchas grasas y azúcares pero ninguna de las sustancias protectoras que contiene el cacao, y por supuesto, ninguno de sus beneficios, por lo que su consumo ha de evitarse.

Dejar respuesta