Confinamiento. Ideas para que los días de los peques, cuenten.

Compartir

En este año en el que el COVID-19 marca nuestras pautas de comportamiento en general y, sobre todo, en cuanto a ocio se refiere, tenemos que reservar un espacio especial para los niños.

Seguimos inmersos en una situación en la que los confinamientos en casa son habituales, y los más pequeños tiene que adaptar sus días de parque a sesiones de fútbol indoor en las que los sofás son las porterías, sus clases de natación en chapuzones en la bañera y sus actividades extraescolares en momentos de lectura, de baile, de teatro o de cocina, pero más dentro que fuera de casa. Las rutinas del cole están instauradas de nuevo tras el parón de los meses del estado de alarma y, en este contexto, el desarrollo social y emocional de los menores juega un papel clave y es responsabilidad de padres y tutores facilitar un entorno agradable y herramientas que les permitan seguir desarrollándose de una manera emocionalmente saludable.

¿Y qué tipo de actividades vienen bien para los niños?

Sin duda, la actividad física es vital para todo ser humano, especialmente en la infancia. Pero en esta situación, nos encontramos con las limitaciones de espacio de muchos hogares. Sin embargo, querer es poder, así que te dejamos ideas para un entrenamiento funcional completo y divertido. Además, recuerda que hay otras actividades que requieren poco espacio, como son: saltar a la comba, jugar al elástico, bailar…todas ellas ayudarán a que sus cuerpos sigan activos.

Por otro lado, hay que poner en práctica también actividades de concentración adaptadas a la edad del menor: manualidades que potencien la psicomotiricidad, pintar, escribir, puzles y, por supuesto, leer. Leer es fundamental para el desarrollo de los niños. Aquí encontrarás una guía por edades para obtener la opción que mejor se adapte a tus pequeños.

Saber parar es esencial también para nuestro desarrollo. Hay multitud de propuestas para la vuelta a la calma. Yoga, meditaciones y, por supuesto, música para los sentidos. Estos días pueden ser una buena oportunidad para que se inicien en el aprendizaje de un instrumento musical, ¡anímales!

En definitiva, dedicar momentos juntos creando momentos paz ayudará a ordenar las ideas de toda la familia y facilitará la convivencia.  Los niños tienen una capacidad de aprendizaje asombrosa, ya que están mucho más conectados con los sentidos de lo que lo estamos la mayor parte de los adultos, que vivimos sometidos al ruido de nuestra actividad diaria. Tenemos la oportunidad de participar en el desarrollo de todo su potencial, es nuestra responsabilidad hacerlo lo mejor que sepamos y podamos.

¡Ojalá estas ideas te sean de utilidad!