Crema antiarrugas. ¿Cuándo empezar a usarla?

Compartir

A veces pensamos que nos beneficiará usar la crema antiarrugas cuanto antes, pero según los expertos, esto es un error. La piel, como cualquier otra parte de nuestro organismo, pasa por una serie de etapas en las que las necesidades van cambiando.

A los 15 años, la piel tiene todos los volúmenes (células que aportan densidad y luminosidad), no suele tener manchas ni arrugas de expresión. Cuando se adentra en los 20, comienzan a aparecer las primeras arrugas de expresión que se acentúan a partir de los 30. Al final de esa década puede haber pérdidas de volumen. Y cuando pasamos la frontera de los 55, empieza a acentuarse el descolgamiento.

Además, hay que tener en cuenta que el estado de la piel no solo depende de aspectos intrínsecos, como la genética, el metabolismo celular, las hormonas y los procesos metabólicos, sino que también influye en ella la exposición a factores externos, como radiación solar, polución, sustancias químicas, toxinas, etc.

Las cremas antiarrugas están pensadas para pieles que pierden grasa como consecuencia de la edad. Este tipo de cremas lo que aportan es el porcentaje de grasa necesario para las pieles maduras, pudiendo resultar excesivo en las pieles de otra edad, lo que podría contribuir en la oclusión de los poros ya afectados por el exceso de secreción sebácea, además de producir brillos excesivos. Por otro lado, el mal uso de las cremas antiarrugas puede producir un gasto de recursos celulares en una edad en la que no es necesario.
Por eso, antes de pasar a una crema antiarrugas, después de los 25 años, es conveniente aplicar cremas hidratantes con ingredientes antioxidantes como vitamina C.

Dejar respuesta