Cómo cuidar la microbiota intestinal si tomas antibióticos

Compartir

La microbiota intestinal es el conjunto de microorganismos que viven en nuestro organismo. Ambas partes (microbio – individuo) obtienen un beneficio de esta relación. La microbiota se renueva aproximadamente cada 48 horas y se encarga de múltiples funciones a nivel metabólico, fisiológico e inmunológico, de ahí la importancia de mantener en equilibrio su composición.

El uso de antibióticos, sobre todo a edades tempranas, se ha comprobado que tienen efectos negativos en la microbiota, en concreto está relacionado a un mayor riesgo de patologías autoinmunes, como la enfermedad inflamatoria intestinal y el asma, así como la obesidad, del mismo modo que su poder de regeneración se ralentiza. En definitiva, estudios han permitido confirmar que el uso de antibióticos altera la microbiota intestinal a cualquier edad.

Desde el punto de vista de cómo podemos cuidar nuestra microbiota cuando necesitemos tomar antibióticos, en este sentido, los alimentos desempeñan un papel esencial en el mantenimiento de la diversidad y el buen funcionamiento de nuestra microbiota intestinal. Por esta razón, una dieta variada y equilibrada es esencial.

El consumo en nuestra dieta de prebióticos y probióticos tienen múltiples beneficios, por esta razón, los especialistas resaltan la importancia de incluirlos en nuestra dieta para promover una microbiota saludable. Respecto a los prebióticos, éstos son ingredientes no digeribles de los alimentos que promueven el crecimiento y la actividad de la microbiota. Están presentes de forma natural en verduras, frutas y cereales integrales. Por otro lado, los probióticos, según la Organización Mundial de la Salud, son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas, aportan beneficios para el organismo. Los probióticos también pueden ayudar a equilibrar la microbiota intestinal cuando se ha visto afectada por una dieta deficiente, infecciones, algunos tratamientos con antibióticos u otros factores externos, como el estrés. Los probióticos están presentes en diferentes alimentos como el yogur, kéfir, chucrut, encurtidos y en complementos alimenticios.

 

Johanna Botín

Nutricionista de Esencia de Salud

Dejar respuesta