Dermatitis de Pañal

Compartir

La piel de los bebés, además de tener un aspecto distinto a la de los adultos, tiene otras características a tener en cuenta a la hora de cuidarla. La capa córnea, que es la más externa, es más fina, por lo que hay que tener especial cuidado a la hora de aplicar determinados productos (con perfumes o con alcohol, por ejemplo) priorizando los más suaves y específicos para su piel, que es más permeable y tiende a sufrir más fácilmente. Su dermis y epidermis se encuentran separadas, por ello su piel es más frágil a la hora de descamarse e irritarse, pero conforme van creciendo esa separación desaparece.

Un mal que sufren entre los 4 y 15 meses de edad es la dermatitis de pañal, una infección por cándida muy frecuente en lugares calientes y húmedos. Se trata de un proceso cutáneo irritativo e inflamatorio causado por un pañal muy apretado, por humedad, maceración, fricción y contacto con la orina, heces u otras sustancias que se producen en esa zona. Suele manifestarse con sarpullido de color rojo y brillante, zonas descamativas enrojecidas, granos, ampollas, úlceras, llagas o parches rojos que crecen. Los diferentes grados que existen son:

  • Eritema: en forma de W, en los glúteos, genitales y superficies convexas de los muslos.
  • Eritema confluente: lesión más viva e intensa, con afectación de los pliegues y signos de exudación.
  • Dermatitis erosiva: ulceraciones superficiales, en número reducido.
  • Dermatitis irritativa lateral: muestra afectación en la zona lateral de las nalgas, en las áreas que corresponden a la parte del pañal que carece de material absorbente.
  • Dermatitis irritativa por químicos: se produce una irritación cutánea primaria por la aplicación de sustancias antisépticas, detergentes, cáusticos o perfumes en la zona del pañal.
  • Dermatitis irritativa perianal: se debe a la irritación de la zona anal y perianal por el contacto prolongado o repetido con las heces y/o la fricción excesiva con elementos de higiene (toallitas, jabones, etc.).

Siguiendo una serie de pautas, la dermatitis de pañal se puede prevenir. Es importante:

  • Utilizar pañales extra absorbentes, ya que reducen la frecuencia y severidad de la dermatitis gracias al material absorbente en gel que se encuentra dentro del núcleo de celulosa con capacidad de absorber varias veces la orina.
  • Realizar una buena higiene de la zona, que debe permanecer siempre seca y limpia. La limpieza de la zona se realizará con agua tibia y con un jabón ácido o neutro, sin perfumes.
  • Hacer cambios frecuentes de pañal y, si se puede, tenerlos unas horas al día sin pañal.
  • Aplicar en cada cambio de pañal un producto protector que aísle la piel del contacto con el pañal, como pasta al agua o similares.
  • Lavar siempre las manos antes y después de cambiar un pañal.
  • Limpiar la zona suave, sin frotar para evitar irritarla.
  • Colocar el pañal con cierta holgura, sin que le quede apretado al bebé.

Si tiene dudas en qué aplicar o cómo tratar la piel de su bebé, es aconsejable consultar con el profesional.

Dejar respuesta