DIABETES Y EDULCORANTES

Compartir

Canarias es la comunidad autónoma en España con mayor índice de mortalidad por diabetes, siendo la primera causa de muerte en mujeres y tercera en hombres. A nivel mundial afecta a más de 425 millones de adultos e incluso, se llega a hablar de esta enfermedad como la Pandemia del siglo XXI.

Es por ello que debemos remarcar la importancia de esta patología y tomar medidas para luchar contra su aparición. En este espacio no voy a abordar los tipos de diabetes, causas, diagnósticos o tratamientos; vamos a hablar de cómo prevenirla, y para ello hablaremos de alimentación. Como bien sabrás las primeras recomendaciones que se hacen ante la aparición de una hiperglucemia y que una persona sea diagnosticada como diabética es la de mantener hábitos saludables: realizar 30 minutos de ejercicio físico al día, no fumar y llevar una dieta sana. Sin embargo, ¿es igual una dieta para un paciente diabético que para los demás?

Pues sí, lo es o debería de serlo. Una alimentación, variada, equilibrada y suficiente cuyos macronutrientes deben tener una proporción aproximada del 50% hidratos de carbono, 30-35% grasas y 15-20% proteínas. Lo cierto es que, además, se debe tener un control algo más exhaustivo sobre ese consumo de hidratos de carbono y, por lo tanto, del efecto que tienen los hidratos de carbono presentes en los diversos alimentos sobre la elevación de la glucemia después de su ingesta. Así, resulta necesario conocer el índice glucémico para que un paciente diabético lleve una alimentación adecuada. Entonces, ¿si sufres diabetes sólo puedes consumir alimentos de índice glucémico bajo?

Son los más aconsejados, pero de forma controlada se pueden tomar otros de mayor índice como el pan, la papa, el arroz o los cereales. El problema surge cuando llegan fechas como estas, donde los turrones, polvorones y en general el azúcar inunda tiendas, mesas y reuniones. Son las bebidas azucaradas y dulces en general los que se deben evitar por su alto porcentaje en azúcares de rápida absorción. Es por ello que normalmente a los diabéticos se les priva de lo dulce pero hoy en día hay muchas alternativas al azúcar simple y también demasiada “información”.

Existen edulcorantes naturales como el azúcar blanco, el azúcar moreno, la panela, la miel, la fructosa, el jarabe de arce, el de ágave, la taumatina (E-957), la Stevia (E-960), el manitol (E-421), el xilitol (E-967) , el sorbitol (E-420), el maltitol (E-965), la isomaltosa (E-953), el lactitol (E-966), y; artificiales como el acesulfamo K (E-950), el aspartamo (E-951),  la sucralosa (E-955), el ciclamato (E-952), el neotame (E-961) o la sacarina (E-954). Muchos de ellos te deben sonar o incluso los consumes con frecuencia pero no es su procedencia la que determina si pueden ser consumidos o no por una persona con diabetes. Prácticamente todos los que hemos clasificado como naturales tienen poder calórico y aumentan la glucemia, por lo que estarían desaconsejados, aunque hay excepciones:

  • La fructosa, monosacárido presente en la miel y en frutas tiene un metabolismo más lento que la sacarosa y en consecuencia produce un menor aumento de la glucemia.
  • La Stevia, se obtiene de la hoja de la planta Stevia rebaudiana, no aporta ninguna caloría, la ingesta diaria admitida es de 4 mg/Kg de peso corporal al día.
  • Los polioles (sorbitol, manitol, xilitol, etc)Son hidratos de carbono con una estructura química similar al alcohol y al azúcar. Se extraen principalmente de las frutas y verduras. Un consumo excesivo de estos alcoholes del azúcar puede provocar diarreas y dolor abdominal ya que el intestino absorbe el 50%

Los que hemos clasificado como artificiales no tienen aporte calórico y se pueden recomendar ya que no aumentan la glucemia.

Tanto si padeces diabetes cómo si no, un consumo excesivo de edulcorantes puede ser nocivo para tu salud por lo que es importante que reduzcas su consumo y para ello, aprende a leer las etiquetas de los productos, evita la repostería industrial y bebidas azucaradas y, cuando lleguen los cumpleaños o la navidad… ¡hazlo saludablemente!

Encarga repostería natural o hazlo tú mismo en casa, utiliza las frutas para darle dulzor a los postres o sírvete del listado anterior para endulzar la mesa sin elevar la glucemia.

 ¡Felices fiestas!