Embarazo y lactancia COVID-19

Compartir

Sobre el embarazo y la lactancia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto de manifiesto que no existe evidencia de que una mujer estando embarazada pueda transmitir el virus al feto o al bebé durante el parto y que, hasta ahora, no se ha detectado la presencia del virus ni en el líquido amniótico ni en la leche materna. En este sentido y teniendo en cuenta los beneficios, la madre puede continuar con la lactancia materna.

En el caso de que la madre estuviese infectada, la OMS ha recomendado que siempre y cuando la madre quisiese amamantar, ésta lo podrá hacer extremando las medidas de higiene, utilizando para ello mascarilla y lavándose las manos antes de después de estar con el bebé. Aun así, los profesionales aconsejan que es mejor que alguien que no esté enfermo alimente al bebé con la leche extraída.

Respecto a la alimentación, tanto en el embarazo como en la lactancia, siempre habrá que seguir las recomendaciones generales saludables propuestas por el profesional. En el caso de las mujeres embarazadas se tendrá en cuenta el trimestre de embarazo para ajustar el requerimiento energético y calórico.