La Caspa. Salud Capilar.

Compartir

Uno de los problemas de la salud capilar es la caspa. A pesar de que a veces lo vemos como un problema estético, debemos darle la importancia que se merece y lograr combatirla y controlarla una vez sepamos sus causas.

En un cuero cabelludo sano, las células de esa zona de la piel se renuevan de forma natural y desaparecen durante el lavado y el cepillado en forma de escamas prácticamente invisibles. En otros casos, el proceso de renovación celular puede acelerarse llegando a producir una descamación excesiva del cuero cabelludo formándose grupos de células muertas, lo que conocemos por caspa.

Los cambios estacionales y de temperaturas incrementan la caspa presente en el cabello, aparte del uso de champús con un pH desequilibrado, el tinte, el estrés, los cambios hormonales u otros factores del estilo de vida como una dieta desequilibrada.

Por otro lado, el cuero cabelludo puede verse afectado por el hongo microscópico llamado malassezia, que crece de forma descontrolada y provoca irritación en la piel, por lo que la renovación celular vuelve a verse acelerada y se produce la llamada hiperproliferación cutánea, también conocida como caspa seca.

Cuando se tiene un cuero cabelludo con caspa se sufre picor e irritación en esa zona, por lo que la descamación aumenta y se empeora la situación. Es importante poner freno a tiempo, para que no se convierta en un círculo vicioso.

Existen numerosos métodos para acabar con la caspa, los champús con pirictona de zinc y ácido acetilsalicílico ayudan a controlarla.  Para obtener buenos resultados, se recomienda lavar el pelo con el tratamiento específico todos los días hasta que se aprecie una reducción de los síntomas, usando siempre agua tibia. Una vez llegados a este punto, se irá disminuyendo la aplicación del tratamiento de manera progresiva.

Dejar respuesta