Pautas básicas en la nutrición infantil

Compartir

En la actualidad, lamentablemente, existe en Canarias un alto índice de obesidad y sobrepeso infantil. Si enseñáramos a nuestros niños unos hábitos de vida más saludables, probablemente, dejaríamos de estar a la cabeza de estos niveles en España.

A continuación, vamos a detallar unas pautas básicas que nos ayudarán mucho a conseguirlo.

Alimentación equilibrada

  1. Hacer 5 comidas al día. Desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.
  2. Comer despacio, masticando bien los alimentos, saboreándolos, tomándonos nuestro tiempo, sentados.
  3. Tomar dos raciones de verduras y/ hortalizas, y de 2 a 3 piezas de fruta al día.
  4. Evitar comidas con alto índice calórico, y poco nutricional, así como fritos, rebozados, mantequillas, y salsas industriales.

Beber agua

Nuestros niños han perdido la sana costumbre de beber agua. La han sustituido por refrescos, jugos envasados y batidos. Debemos retomar el sano hábito de beber agua, un mínimo de 1,5 litros a 2 litros de agua al día, para estar correctamente hidratados.

Ejercicio físico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda un mínimo de 5 o más sesiones semanales de ejercicio físico. En lugar de esto, nuestros pequeños se pasan una media de 2 horas diarias delante del televisor, el ordenador, la video consola, o aparatos similares.

Mens sana in corpore sano. Debemos fomentar el salir fuera de casa a practicar ejercicio. Jugar en el parque, o a algún deporte, no sólo los ayudará a tener un estado físico óptimo, sino también a relacionarse con otros niños. 

Por último, destacar el papel fundamental de los padres. No solo debemos inculcarles a nuestros hijos unos hábitos más saludables, sino llevarlos nosotros también a cabo, para servirles de ejemplo. Si nosotros bebemos agua, ellos beberán agua, y si nos ven comer fruta, comerán fruta. En definitiva, un trabajo en equipo.