Nutricosmética

Compartir

La nutricosmética se puede definir como aquellos productos alimenticios que, administrados como complemento de una dieta saludable, tienen determinadas propiedades nutricionales o fisiológicas que afectan favorablemente diferentes partes de nuestro cuerpo, manteniéndolo en buen estado.

Existe gran variedad de nutricosméticos, pueden estar destinados a cuidar la piel, mantener su firmeza, retrasar el envejecimiento, prevenir el daño solar, regular la pigmentación, etc. Otros se centran en evitar la caída del cabello o a mejorar su aspecto y volumen, y finalmente también los hay dirigidos al fortalecimiento y buen estado de las uñas.

Las numerosas formas farmacéuticas disponibles (cápsulas, gotas, sobres, ampollas, etc.) hacen que sean fáciles de usar y combinar con el tratamiento tópico adecuado.

Nutrientes más utilizados
Minerales
Zinc
Su déficit puede producir uñas quebradizas, fragilidad capilar, pérdida de brillo y alopecia, hipersecreción sebácea… Es necesario para la síntesis de queratina, muy rica en aminoácidos azufrados que forma parte de las capas más externas de la epidermis, cabello, uñas y retina.

Selenio
Ayuda a prevenir el daño celular y retrasa el envejecimiento cutáneo. Actúa en sinergia con la Vitamina E.

Cobre
Forma parte de varias enzimas que intervienen en la síntesis de elastina, colágeno y melanina. Su déficit se manifiesta con despigmentación de piel y cabello. El cobre puede ser tóxico en grandes cantidades. Las recomendaciones dependen de la edad, el sexo y otros factores, como el embarazo.

Calcio
Es el mineral responsable de la formación y mantenimiento de huesos y dientes. La fuente más abundante de calcio son los lácteos (leche, yogur, queso…) y la soja. La vitamina D influye mucho en su absorción.

Para utilizar correctamente estos productos, es fundamental que el usuario esté bien informado sobre el número de tomas diarias, y si debe o no administrarlos con alimentos. Consulta siempre con tu farmacéutico.