Tu Manicura en Tu Farmacia. ¡Está en tus manos!

Compartir

La salud de nuestras manos es algo que nos preocupa cada vez más, ya que es una de las partes del cuerpo que más sufre por el frecuente contacto con agentes externos.

Intentamos llevar una perfecta hidratación con jabones y cremas pero notamos que no es suficiente. Deseamos relucir a través de nuestras manos y, es entonces, cuando recurrimos a la maravillosa manicura.

Para muchas, la manicura se convierte realmente en una pesadilla puesto que se nos hace, cada vez, más tediosa y parece que nos dura menos. En Esencia de Salud te ayudaremos a cambiarlo. Lucirás unas manos y uñas bonitas y, sobre todo, saludables. Sigue estos sencillos pasos:

1º. Hidrata tus manos

¿Tus manos están resecas, sensibles, acostumbradas a productos agresivos…? Existen productos farmacéuticos que te ayudan a mantener la barrera hidrolipídica de la piel, encargada de protegerla de los agentes externos, y que respetan su PH.

Además, si no tienes tiempo de hidratar tus manos, uñas y cutículas, el personal farmacéutico puede recomendarte el mejor tipo de crema o aceite hidratante que sea adecuado para ti y de rápida absorción.

2º. Retira el esmalte

Aunque no lleves tus uñas pintadas, es importante retirar todas las impurezas antes de aplicar un esmalte en las uñas. Si tienes una piel hipersensible, ¿sabías que existen quitaesmaltes sin acetona? Pregunta a tu farmacéutico de confianza.

#Dermoconsejo: para retirar el esmalte arrastra siempre hacia la punta de la uña. Evita los movimientos circulares y hacia los lados.

 

3º. Tienes que darles forma

Las uñas se deben cortar y/o limar con los utensilios adecuados, así evitamos que se abran en capas. Debes limar siempre en la misma dirección, así lograrás sellar la uña y que no se abra.

4º. Quita las cutículas

Para retirar las cutículas secas y muertas, puedes utilizar un producto quitacutículas, que podrás encontrar en tu farmacia más cercana. Deberás seguir las recomendaciones de tu farmacéutico ya que se debe utilizar de forma puntual.

Para un tratamiento más profundo utiliza una crema para cutículas todas las noches, así mejorarás el contorno de tus uñas.

5º. Aplica una base protectora

Existen diferentes bases, según el tipo de uña que presentes. Para uñas amarillentas, blandas, estriadas… Encontrar la base protectora adecuada para ti dejará tu uña nutrida, evitará que amarillee y hará que el esmalte dure más tiempo.

6º. Escoge el esmalte adecuado

A veces en lo primero que nos fijamos es en el color del esmalte. Desde Esencia de Salud te advertimos de la importancia de utilizar productos adecuados, que cumplan con la Reglamentación del Ministerio de Sanidad y Consumo. Los productos de tu farmacia cuentan con la garantía y el control farmacéutico para que todos cumplan con los estándares de calidad y seguridad.

7º. Fija su color

Con un fijador del color lograrás que la intensidad de tu esmalte aumente. Aplícalo tras el esmalte y vuelve a utilizarlos dos o tres días después.

#Dermoconsejo: aplica tu fijador de color incidiendo en las puntas de las uñas en dirección a la parte de debajo. Así conseguiremos sellar el esmalte.

 

8º. Elige el secado rápido

Si no tienes tiempo de que tus uñas se sequen de forma natural o nunca consigues que se mantengan intactas, puedes utilizar un producto específico para ello. Se aplica sobre las uñas como último paso y, sin que te des cuenta, tu manicura estará lista para presumir de manos.

¿Y AHORA?
¡A PRESUMIR DE MANICURA!