Tu piel en invierno

Compartir

Se acerca el invierno y parece que por fin empezamos a notar temperaturas más bajas. El frío, el viento y los cambios bruscos de temperatura afectan a nuestra piel alterando la barrera cutánea que la protege y provocando irritaciones rojeces, descamación y sequedad, por lo que a la hora de cuidarla es fundamental mantenerla hidratada.

Qué cuidados debemos mantener

En primer lugar, mantén tu rutina de cuidados habitual, en la que no puede faltar la limpieza mañana y noche con productos específicos que no resequen la piel y la hidratación. Además, es recomendable completar con algún sérum de tratamiento así como cuidar el contorno de ojos, zona especialmente sensible sobre todo a partir de los 30 años.

Además, exfoliar el rostro al menos una vez por semana será la mejor forma de eliminar las células muertas que se acumulan en la piel durante el invierno. La exfoliación también mejorará la penetración de los principios activos presentes en tus cremas de tratamiento.

Pon especial atención a los labios, que tienden a resecarse fácilmente con la combinación de bajas temperaturas y calefacción y no olvides exfoliarlos también todas las semanas para evitar pieles muertas o calenturas.

Por último, en invierno no debemos descuidar la protección solar, ya que aunque no los notemos igual que en verano, los rayos solares siguen incidiendo en nuestra piel.  Son muchas las cremas de día que ya incluyen en sus formulaciones filtro solar, así como las bases de maquillaje. Si no es el caso de la tuya, no olvides añadir esa barrera que tu piel necesita para conservarse en perfecto equilibrio.

Dejar respuesta