Una Navidad Saludable

Compartir

Cuando deseamos mejorar la función digestiva y excretora de nuestro organismo, para conseguir un mejor estado general, podemos seguir algunos consejos nutricionales, que conjuntamente con una dieta variada y equilibrada pueden tener un efecto depurativo.

  • Eliminar el café y el té concentrado y los refrescos con cafeína. Lo recomendable en cambio es tomar infusiones con propiedades digestivas y carminativas (favorecen la expulsión de gases), como el anís, el anís, el regaliz o el hinojo, desde el desayuno y antes o después de las demás comidas.
  • Renunciar al tabaco y al alcohol.
  • Sustituir los cereales refinados por integrales, y convertirlos en habituales.
  • Hacer un consumo alto y variado de frutas y hortalizas, logrando al menos unas siete u ocho raciones diarias. Es importante consumir hortalizas de hoja verde y de la familia de las brasicáceas (coles), pues su contenido en flavonoides nos da protección a nivel cardiovascular y activa enzimas como la glutation peroxidasa y catalasa, que mejoran la acción detoxificante del hígado.
  • Consumir pescados y carnes magras en cantidad y frecuencia moderada.
  • Reducir la sal y evitar especias como la mostaza, la pimienta o el clavo, pues ejercen una actividad irritante sobre la mucosa gástrica y aumentan la acidez estomacal. En cambio, sí se recomiendan hierbas aromáticas digestivas, como el tomillo, la salvia o el comino.
  • Y por supuesto, ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua.